Estás en: Instituto de Salud Carlos III >> El Instituto >> Comunicación >> Noticias y actos >> Identifican un gen causante del síndrome de Opitz C en la única persona diagnosticada en Cataluña con esta enfermedad ultrarrara

Comunicación

Noticias y actos

Identifican un gen causante del síndrome de Opitz C en la única persona diagnosticada en Cataluña con esta enfermedad ultrarrara

14/03/2017

Un equipo liderado por la Universidad de Barcelona identifica el gen causante del síndrome de Opitz C en la única paciente diagnosticada en Cataluña con esta enfermedad ultrarrara, que afecta apenas a unas sesenta personas en todo el mundo

Identifican un gen causante del síndrome de Opitz C en la única persona diagnosticada en Cataluña con esta enfermedad ultrarrara

Madrid, 13 de marzo de 2017. El síndrome de Opitz C es una enfermedad genética que causa graves discapacidades en los afectados y que se ha diagnosticado en tres personas en la península ibérica y en sesenta en todo el mundo. Ahora, un equipo científico liderado por los profesores Daniel Grinberg y Susana Balcells, del Grupo de Genética Molecular Humana de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), ha identificado un gen causante del síndrome de Opitz C en la única paciente diagnosticada en Cataluña con esta grave patología congénita. Este nuevo avance científico es un primer paso para conocer mejor las bases genéticas de esta dolencia que hasta ahora no ofrece posibilidades de tratamiento, diagnóstico prenatal o consejo genético.

En el nuevo trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, también han participado John M. Opitz (Universidad de Utah, Estados Unidos), Giovanni Neri (Universidad Católica del Sagrado Corazón, Italia) y un amplio grupo de expertos del Centro de Regulación Genómica (CRG) y del Área de Genética Clínica y Molecular del Hospital Universitario Vall d'Hebron (VHIR).

El síndrome de Opitz C: raro pero no invisible

Las bases genéticas de esta enfermedad ultraminoritaria, descrita por primera vez en 1969 por John M. Opitz, aún son desconocidas. En general, se piensa que su origen está causado por la aparición de mutaciones de novo —presentes en los hijos pero no en los progenitores— de carácter dominante. En la actualidad, el diagnóstico es clínico y se basa en la sintomatología que presentan los pacientes en diferente grado (trigonocefalia, discapacidad intelectual, retraso psicomotriz, etc.) y que, en muchos casos, coincide bastante con el de otras patologías minoritarias similares, como los síndromes de Schaaf-Yang, Bohring-Opitz o Prader-Willi.

En el nuevo estudio, los expertos han descrito por primera vez la existencia de una mutación de novo —la p. Q638*— localizada en el gen MAGEL2 de la única persona diagnosticada inicialmente con el síndrome de Opitz C en Cataluña. La identificación de esta mutación, que se encuentra en la región de Prader-Willi del cromosoma 15, amplía el horizonte del conocimiento sobre la genética y las posibilidades de diagnóstico de estas enfermedades ultrarraras.

«La mutación p. Q638* identificada en el gen MAGEL2 coincide con la que se había descrito de forma independiente y paralela en un paciente afectado por el síndrome de Schaaf-Yang, una nueva patología minoritaria que afecta a una cincuentena de personas en todo el mundo. Los primeros casos aparecieron descritos en la bibliografía científica en 2013 por el equipo del profesor Christian Schaaf, del Baylor College of Medicine, en Houston», detalla el profesor Daniel Grinberg, miembro del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB), el Instituto de Investigación Sant Joan de Déu (IRSJD) y el CIBERER.

«En consecuencia, desde el punto de vista del diagnóstico genético —detalla Daniel Grinberg—, esta paciente diagnosticada inicialmente con el Opitz C en Cataluña se correspondería con el grupo de pacientes afectados por el síndrome de Schaaf-Yang».

La genética definirá los límites de estas enfermedades minoritarias

Identificar el gen responsable de una enfermedad es un punto de inflexión para conocer mejor la patología e impulsar futuras aproximaciones terapéuticas que puedan mejorar la calidad de vida de los afectados. En el nuevo estudio, los equipos de la UB y del CRG han aplicado técnicas de secuenciación masiva (NGS) del ADN (exoma y genoma), una potente metodología que permite identificar los genes mutados en cada paciente.

Tal como explica la profesora de la UB Susana Balcells, miembro también del IBUB y del CIBERER, «en este tipo de enfermedades tan difíciles de estudiar y diagnosticar, lo que se puede ver desde la vertiente de la sintomatología clínica está muy alejado del defecto molecular inicial que genera la enfermedad».

«Todas estas dudas clínicas —continúa Balcells— podrán resolverse por la genética, que definirá los límites de estas enfermedades raras y facilitará el consenso científico sobre el diagnóstico y las causas genéticas que las provocan».

En palabras de Luis Serrano, director del CRG, «proyectos como este ponen de manifiesto el importante papel que tendrá la genómica en el futuro de la medicina y en la forma en que diagnosticamos y tratamos las enfermedades. Comprender las enfermedades y ofrecer no solo un diagnóstico sino también nueva aproximación para posibles tratamientos es especialmente relevante en las enfermedades minoritarias. Es un orgullo que desde el CRG hayamos podido contribuir, con nuestro conocimiento y las tecnologías de última generación, a un proyecto que aporta esperanza a un colectivo vulnerable», concluye el investigador.

Micromecenazgo: cuando la sociedad apoya la investigación científica

Actualmente, los miembros del Grupo de Genética Molecular Humana de la Universidad de Barcelona y del CRG están en contacto con el equipo del profesor Schaaf y con las tres familias de pacientes diagnosticados con el síndrome de Schaaf-Yang en la península ibérica.

En diciembre de 2016, la primera autora del estudio publicado en Scientific Reports, Roser Urreizti, que es investigadora del CIBERER y profesora de la UB, coordinó la reunión de los expertos con las familias afectadas. El encuentro se realizó en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y supuso un nuevo impulso para la colaboración de investigadores y familias afectadas en futuros proyectos con participación de la UB, el CRG y el CIBERER Biobank, ubicado en Valencia. Esta cooperación también ha permitido que los tres pacientes sean examinados por un mismo experto clínico: la pediatra Dra. Anna M.ª Cueto, médica adjunta y genetista clínica del Área de Genética Clínica y Molecular del Hospital Universitario Vall d'Hebron. Este hecho es, sin duda, un nuevo progreso en el ámbito de estas enfermedades ultrarraras.

Cabe señalar que esta investigación ha obtenido financiación gracias a la campaña de micromecenazgo «Investigación del gen responsable del síndrome de Opitz C», impulsada por la plataforma Precipita, de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Referencia del artículo:
R. Urreizti, A. M. Cueto-González, H. Franco-Valls, S. Mort-Farre, N. Roca-Ayats, J.  Ponomarenko, L. Cozzuto, C. Company, M. Bosio, S. Ossowski, M. Montfort, J. Hecht, E. F. Tizzano, B. Cormand, L. Vilageliu, J. M. Opitz, G. Neri, D. Grinberg, S. Balcells. «A de novo nonsense mutation in Magel 2 in a patient initially diagnosed as Opitz-C: similarities between Schaaf-Yang and Optiz-C Syndromes». Scientific Reports, marzo de 2017.


Sobre la Universidad de Barcelona
La Universidad de Barcelona es la primera universidad pública de Cataluña en cuanto a número de estudiantes, unos 66.000, y a oferta formativa. Ocupa el primer lugar del Estado en producción científica, hecho que la convierte en el principal centro de investigación universitario de España y en uno de los más importantes de Europa, tanto por el número de programas de investigación como por la excelencia lograda en este ámbito.
La Universidad de Barcelona es la institución de educación superior líder en España en los principales rankings internacionales: es la única universidad del Estado español que consigue posicionarse entre las 200 mejores del mundo en el Academic Ranking of World Universities (ARWU), más conocido como ranking de Shanghái. En los QS World University Rankings 2015-2016, también es la primera universidad de España y una de las 200 mejores del mundo. Además, según los QS World University Rankings 2016 by Subject, es la única universidad del Estado que forma parte de la élite de las 100 mejores universidades del mundo en 16 de las 42 áreas del conocimiento.
Miembro de las redes universitarias de excelencia más relevantes a escala internacional, como la Liga de Universidades de Investigación Europeas (LERU), la Universidad de Barcelona ha sido escogida para liderar, a nivel estatal, la nueva comunidad de conocimiento e innovación (KIC) centrada en vida saludable y envejecimiento activo, la EIT Health. La Universidad de Barcelona dispone de 301 grupos de investigación consolidados y, según un informe de BiGGAR Economics solicitado por la LERU, tiene un impacto de 1.400 millones de euros en el valor añadido bruto (VAB) de Cataluña —lo que representa el 0,72 % sobre el total catalán—, y un impacto directo en 21.870 puestos de trabajo (datos de 2014).
http://www.ub.edu
Guía de Expertos de la Universidad de Barcelona: http://www.ub.edu/experts/es
 

Sobre CIBERER

El Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) es un consorcio dependiente del Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad) cofinanciado con Fondos FEDER. El CIBER en su Área Temática de Enfermedades Raras (CIBERER) es el centro de referencia en España en investigación sobre enfermedades raras. Su principal objetivo es coordinar y favorecer la investigación básica, clínica y epidemiológica, así como potenciar que la investigación que se desarrolla en los laboratorios llegue al paciente, y dé respuestas científicas a las preguntas nacidas de la interacción entre médicos y enfermos. El CIBERER se compone de un equipo humano de más de 700 profesionales e integra a 62 grupos de investigación. Además, cuenta con 20 grupos clínicos vinculados.

Más información
Begoña Navarro/ Departamento de comunicación CIBER
comunicacion@ciberisciii.es / 91 171 81 18


® Instituto de Salud Carlos III