Estás en: Instituto de Salud Carlos III >> El Instituto >> Comunicación >> Noticias y actos >> NAD, un proyecto para el desarrollo de nanopartículas que combatan el alzhéimer

Comunicación

Noticias y actos

NAD, un proyecto para el desarrollo de nanopartículas que combatan el alzhéimer

1/04/2014

NAD (Nanoparticles for therapy and diagnosis of Alzheimer's disease) Project ha sido desarrollado por 19 centros de investigación europeos, entre los que se encuentra el grupo de CIBERNED del Instituto de Salud Carlos III liderado por Francisco Wandosell.

NAD, un proyecto para el desarrollo de nanopartículas que combatan el alzhéimer

- Las nanopartículas desarrolladas podrían ser capaces de destruir los acúmulos de amiloide y ralentizar el proceso de neurodegeneración asociado a la enfermedad, pudiendo tener un uso alternativo como trazadores para detección de depósitos in vivo.

(Madrid, 1 de abril de 2014).- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ha presentado como ejemplo de éxito el Proyecto NAD (Nanoparticles for therapy and diagnosis of Alzheimer's disease), desarrollado por 19 centros de investigación europeos, entre los que se encuentra el grupo de CIBERNED, del Instituto de Salud Carlos III,  liderado por Francisco Wandosell bajo la coordinación científica del profesor Massimo Masserini, de la Universidad de Milano-Bicocca.

En el marco del proyecto, financiado dentro del 7º Programa Marco de la Unión Europea, se han conseguido desarrollar una serie de nanopartículas capaces de “atravesar” la barrera hematoencefálica del cerebro y reconocer y destruir los depósitos de amiloide. Estos depósitos de amiloide son característicos y críticos en la enfermedad de Alzheimer, ya que, distribuidos en un inicio en forma soluble, a medida que avanza la enfermedad se convierten en insolubles, formando depósitos duros que provocan neurodegeneración cerebral.

En una primera fase, los investigadores han seleccionado una serie de  ligandos de péptido amiloide, desde compuestos de tipo lipídico a anticuerpos específicos contra el amiloide, han mejorado la eficiencia de los ligandos ya existentes por medio, por ejemplo, de la modificación química de los mismos, y han conseguido modificar la naturaleza química de las moléculas, para lograr la funcionalización subsecuente de las nanopartículas.

Así, se ha conseguido mejorar la capacidad inicial de los ligandos solubles y generar las nanopartículas que permiten la identificación de los depósitos de amiloide, y varios ligandos han demostrado su capacidad de reducir los niveles de amiloide tanto circulante, como en el cerebro de los modelos animales de la enfermedad -ratones genéticamente modificados- al compararlos con los ligandos originales solubles.

El proyecto podría representar, en su traslación a humanos, un enorme avance para el tratamiento y diagnóstico precoz de la enfermedad, una de las principales metas en el campo del Alzhéimer, dado que, aunque cada vez se conocen más aspectos biológicos de la misma, los síntomas aparecen en una etapa muy avanzada, por lo que su tratamiento es actualmente paliativo y no existe cura para la enfermedad.

Según el coordinador científico del proyecto, Massimo Masserini, de la Universidad de Milano-Bicocca, la eliminación de estos depósitos de amiloides en el cerebro “podría ralentizar, o incluso detener, el proceso de neurodegeneración” asociado al alzhéimer. Esta intervención terapéutica temprana, según Masserini, “aumentaría la esperanza de vida – y la calidad – de los pacientes de alzhéimer".

Francisco Wandosell, investigador principal del grupo de CIBERNED participante en la investigación, ha afirmado que “el propósito inicial del proyecto, en sentido estricto, no era encontrar nuevos compuestos inhibidores de la amiloidosis, si no en sentido farmacológico una nueva “formulación” que permita presentar compuestos nuevos o no, solos o en asociación, usando la nanopartículas como un “vehículo de transporte”. Es fácil proponer, según Wandosell, “que si podemos conjugar dos compuestos farmacológicos -por ejemplo, uno que nos dirija la nanopartícula a un lugar concreto, como el cerebro, o a una célula concreta, y otro compuesto con una actividad “inhibitoria” o “activadora”- la eficiencia de este nuevo fármaco seria mucho mas alta y sus efectos secundarios probablemente muy inferiores”.

La futura aplicación de métodos diagnósticos y terapéuticos basados en nanotecnología podría hacer realidad una medicina más eficaz y socialmente sensible que mejore la calidad de vida de las personas mayores, suponiendo un amplio abanico de aplicaciones en investigación básica y aplicada, reforzando además la competitividad de la industria médica y farmacológica europea.


Documentos adjuntos

® Instituto de Salud Carlos III