Tecnologías Avanzadas en Vigilancia Sanitaria

31/10/2014

El CNSA junto al CNM participan en el programa sobre “Tecnologías Avanzadas en Vigilancia Sanitaria”, que acaba de ser seleccionado para su financiación, por la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de la “Detección de residuos de medicamentos, fitosanitarios y metales pesados en alimentos y en el medio ambiente en contacto con los animales y humanos”. 

Representantes del Centro Nacional de Sanidad Ambiental (CNSA) asistieron el pasado  22 de octubre, al acto de concesión de los Programas de Actividades de I+D en Tecnologías 2014-2018 de la Dirección General de Universidades e Investigación de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid y cofinanciados con fondos estructurales. El acto tuvo lugar en la Real Casa de Correos y durante el acto se hizo entrega de las concesiones a los proyectos seleccionados como proyectos de excelencia a manos del Presidente de la Comunidad de Madrid y de la Consejera de Educación, Juventud y Deporte.

El CNSA participa como grupo de investigación a través de la Unidad de Contaminación Hídrica y Microbiología Ambiental dentro del programa Tecnologías Avanzadas en Vigilancia Sanitaria, concretamente en el Objetivo 1. Detección de residuos de medicamentos, fitosanitarios y metales pesados en alimentos y en el medio ambiente en contacto con los animales y humanos. El programa completo se sustenta en un equipo multidisciplinar que incluye investigadores de diferentes organismos de investigación, pertenecientes a instituciones científicas prestigiosas como (UCM, UPM, INIA, ISCIII y CIEMAT), además de empresas e instituciones asociadas que garantizan que los resultados de investigación estén orientados a los productores del sector agroalimentario y a los organismos responsables de la toma de decisiones en materia de seguridad alimentaria y salud pública (Organismos de Regulación y Control Sanitario).

Actividad del CNSA dentro del Programa:

En los últimos años se han desatado las alertas por el creciente nivel de inclusión de estos contaminantes en alimentos y aguas de riego, consumo y baño, con la enorme preocupación que ello suscita ya que algunas de estas sustancias al incorporarse en la cadena alimentaria pueden presentar una actividad biológica importante. Muchos de los medicamentos que se suministran a los humanos y animales son eliminados de forma primaria o en forma de metabolitos a través de las deyecciones, pudiendo contaminar las aguas superficiales debido a escorrentías o acumulándose en el estiércol o lodos de depuradora, que a través de las prácticas de abonado y sobre todo fertilización a través de agua de riego pueden llegar a los vegetales y a través del agua de bebida, a los animales y el ser humano, incorporándose por tanto a la cadena alimentaria. El objetivo por tanto, es conocer el grado de contaminación existente en diferentes compartimentos del medio natural del entorno de las explotaciones ganaderas y su posible impacto en Salud Pública. Así, se pondría el foco principal en la detección de residuos de antibióticos y sus metabolitos si son biológicamente activos. En algunos lugares del planeta, las concentraciones de fluoroquinolonas comienzan a ser muy preocupantes debido a su capacidad de persistencia.

Adicionalmente, se pretende, por un lado, detectar sustancias de alerta (diclofenaco, estradiol y etinilestradiol) derivadas de la producción animal, para valorar su posible inclusión en el listado de sustancias prioritarias (Directiva Marco de Aguas 2013/39/UE) debido a su persistencia en el medio, capacidad de bioacumulación y potencial de toxicidad (efectos cancerígenos, mutagénicos, carcinogénicos y/o disrupción endocrina), y por otro, detectar fitosanitarios en alimentos.

® Instituto de Salud Carlos III