Determinación de niveles de radón

  

 

 

 

 

El radón es un gas radiactivo natural producto de la desintegración del uranio presente en la corteza terrestre. Los niveles de radón en el exterior no presentan riesgo para la salud, pero puede acumularse en lugares cerrados.

El laboratorio tiene capacidad para la determinación de la concentración de radón en interiores mediante dos métodos:

  • Sistema pasivo, mediante la utilización de cartuchos de carbón activo (método EPA), y posterior determinación de los emisores gamma con un detector de NaI. Este sistema permite obtener información sobre concentraciones promedio durante un tiempo determinado.
  • Medida en continuo. Se utiliza una cámara de ionización que permite ver las variaciones de concentración a lo largo de períodos de tiempos mayores.

Los niveles permitidos de radón está regulados en viviendas, Recomendación de la Comisión, de 21 de febrero de 1990, relativa a la protección de la protección de la población contra los peligros de una exposición al radón en el interior de edificios (90/143/Euratom) y en lugares de trabajo Instrucción IS-33, de 21 de diciembre de 2011, del Consejo de Seguridad Nuclear, sobre criterios radiológicos para la protección frente a la exposición a la radiación natural.

El laboratorio dispone de dos zonas:

  • Zona de instrumentación analítica general.
  • Zona de instrumentación específica con un detector de ioduro de sodio y un monitor de radón en continuo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Las técnicas analíticas y los equipos cumplen con los requisitos generales del Sistema de Garantía de Calidad del CNSA.

® Instituto de Salud Carlos III