ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

¿Qué es la rabia? Información y recomendaciones

​Virus de la familia Rhabdoviriae, causantes de la rabia. 

La rabia es una enfermedad infecciosa, causada por virus de la familia 'Rhabdoviridae', que afecta al sistema nervioso central y que, si no se diagnostica a tiempo, es letal casi en el 100% de los casos una vez se desarrollan los síntomas (ardor, dolor, convulsiones, fiebre, espasmos musculares, pérdida de sensibilidad, hiperactividad…). Se transmite de animales (mamíferos, especialmente perros) a humanos, pero en ningún caso hay transmisión entre personas. 

Tal y como explica Juan Echevarría, del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII, España lleva libre de rabia desde hace más de 40 años. Desde finales de los años 70, todos los casos que aparecen en España, como el localizado recientemente en Vizcaya o el del perro detectado en Toledo en 2013, son importados; es decir, se diagnostican dentro de nuestras fronteras porque la persona o el animal que padece la enfermedad ha sido infectada en otro país y luego ha viajado a España. 

Pese a que la enfermedad es letal una vez surgidos los síntomas, la rabia es prevenible mediante tratamiento con vacuna e inmunoglobulina, con total efectividad en el 100% de los casos si se administra en los días inmediatos a la mordedura del animal. Por ello, "hay que acudir al médico siempre que se es mordido por un animal", recuerda Echevarría, "para que evalúe el riesgo y prescriba el tratamiento preventivo si procede". 

La duración media del período de incubación está en torno a las cuatro a ocho semanas, pero es muy variable y puede tanto ser más corta, como prolongarse hasta incluso más de un año tras la mordedura. El investigador del ISCIII señala algunas recomendaciones generales: "Hay que vacunar siempre a las mascotas, no comprar animales mediante canales no autorizados y si se viaja a países en los que la enfermedad es endémica seguir las recomendaciones sanitarias, así como las del veterinario si lo hacemos acompañados de nuestras mascotas". 

 

El caso particular de los murciélagos



Además de perros, gatos y otras mascotas, la rabia también puede ser transmitida por los murciélagos, pero éste es un caso diferente: "En Europa, la infección en murciélagos se produce por otros virus relacionados pero diferentes al virus de la rabia, por lo que la problemática es totalmente distinta, ya que estos virus se transmiten con mayor dificultad a otros mamíferos, incluidos los humanos y en ningún caso suponen una amenaza de reintroducción de la rabia canina". 

Sin embargo, el contagio por mordedura de murciélago es posible: "Debemos prevenirlo evitando el contacto con ellos, que, por otra parte, suelen ser accesibles a las personas sólo cuando están enfermos y, por tanto, existe el riesgo de que puedan tener rabia". Si por accidente (los murciélagos no atacan) resultamos mordidos, hay que ir al médico, igual que cuando se trata de la mordedura de un perro u otra mascota o animal salvaje. 

Cabe recordar que a presencia de colonias de murciélagos en nuestro entorno "no sólo no supone ningún problema sanitario, sino que nos asegura el control de las poblaciones de insectos, algunos de los cuales pueden transmitirnos enfermedades". Aunque en España y otros países la rabia canina está erradicada, hay diversas zonas en el mundo donde sigue siendo un problema de salud pública, como en diversos países de Asia y África, en los que la enfermedad causa decenas de miles de muertos cada año.

Laboratorio de referencia en el CNM

 

El Centro Nacional de Microbiología, con el laboratorio en el que trabaja Echevarría, es el centro de referencia en España para el diagnóstico de la rabia, y analiza todas las muestras sospechosas de posible infección para confirmar o descartar casos, permitiendo así que se tomen las medidas más apropiadas para prevenir la enfermedad. Asimismo, realiza investigaciones cuyos resultados proporcionan información muy relevante para la mejora de las estrategias de prevención y control de la rabia.