ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

El ISCIII actualiza su Código de Buenas Prácticas Científicas

​Imagen de archivo de uno de los laboratorios del ISCIII.

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha actualizado su Código de Buenas Prácticas Científicas, cuya publicación ha cumplido recientemente 10 años. En la nueva redacción del código han participado múltiples expertos, tanto pertenecientes al Instituto (representantes del Comité de Ética de la Investigación, del Comité de Bienestar Animal, numerosos investigadores y representantes de la Dirección) como revisores externos especializados. 

El código está en sintonía con el trabajo y las recomendaciones sobre buenas prácticas científicas que, de forma previa, han desarrollado organismos como el Comité de Bioética de España, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas o la Federación Europea de Academias de Ciencias y Humanidades, además de diversos centros de investigación y universidades.
 

     - Accede a la redacción completa del Código de Buenas Prácticas Científicas del ISCIII en este enlace.


El 'nuevo' código pone al día todas las normas deontológicas de la práctica de la investigación que sirvan para preservar la integridad científica del Instituto y de sus investigadores. Se trata de un documento público que todas las personas implicadas en investigación en el ISCIII deben conocer y aplicar. El ISCIII asume que la ética y la integridad científica son procesos vivos y en transformación, que se enfrentan a retos múltiples y cambiantes, por lo que esta última versión del código será objeto de nuevas mejoras y actualizaciones periódicas.

Principios de integridad científica



Las buenas prácticas científicas están basadas en principios fundamentales de integridad en la investigación: entre ellos están profesionalidad; honradez intelectual en el desarrollo, ejecución, revisión y difusión de la investigación; respeto a todos los miembros de la comunidad científica, participantes en la investigación, la sociedad, los ecosistemas y la herencia cultural; desarrollo de una investigación científica sostenible, y rendición de cuentas.

Para garantizar el cumplimiento de estos principios se contemplan un conjunto de acciones y responsabilidades aplicables tanto a las instituciones como a todos los agentes implicados en el proceso de investigación, cuyo cumplimiento va dirigido a preservar una ciencia íntegra, solvente y de calidad.