ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

España estima en 3.000 las muertes anuales causadas por bacterias resistentes a antibióticos

​Jesús Oteo -primero por la derecha en la fila superior-, con los integrantes del laboratorio de resistencias a antibióticos que dirige en el Centro Nacional de Microbiología del ISCIII.

La Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos, que arranca este lunes, recuerda la importancia de utilizar los antibióticos de manera adecuada y moderada, y coincide con el Día Europeo para el Uso Prudente de los Anbióticos, convocado anualmente cada 18 de noviembre por la Organización Mundial de la Salud y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) para tratar de concienciar a la población y los profesionales sobre un uso moderado y sobre los riesgos de una utilización inadecuada de estos medicamentos. 

Los antibióticos fueron descubiertos en la década de los 30 del pasado siglo. Su aparición supuso el freno para miles de enfermedades infecciosas para las que hasta entonces no había cura. Sin embargo, su uso inadecuado y su abuso han contribuido a que los microrganismos a los que deben combatir se conviertan en resistentes a su mecanismo de actuación, y pongan en riesgo la vida de miles de personas al año. 

Cabe recordar que los trasplantes, los tratamientos contra el cáncer y las grandes cirugías, por poner algunos ejemplos, no serían posible sin una cobertura antibiótica eficaz. 

El mensaje es claro: los antibióticos no curan infecciones provocadas por virus, como la gripe o el resfriado, sino las causadas por bacterias. Al utilizar antibióticos cuando no está indicado, y sin la supervisión del médico y los profesionales sanitarios, se contribuye al desarrollo de las bacterias resistentes. Los antibióticos no deben tomarse sin prescripción médica y, por supuesto, no deben compartirse ni utilizarse para casos no indicados por el profesional sanitario".

 


El Centro Nacional de Microbiología (CNM) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) cuenta con un laboratorio propio dedicado a posibles bacterias resistentes a múltiples familias de antibióticos. Está dirigido por Jesús Oteo, que también es director del CNM desde hace unos meses, y es un laboratorio de referencia en el Sistema Nacional de Salud. Actualmente dispone de la información genómica completa de alrededor de 1.000 cepas multi-resistentes y coordina un estudio multicéntrico nacional sobre este tema con la participación de hospitales de todas las provincias españolas. 

Las cifras son preocupantes. Cada año mueren 33.000 personas en toda Europa como consecuencia de infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes y, según las cifras del Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), en España se contabilizan alrededor de 3.000 muertes anuales por este mismo motivo. El ISCIII se suma, un año más, a la concienciación para un uso prudente de los antibióticos, cuyo consumo inadecuado lleva años preocupando en nuestro país.  

La reciente campaña puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social recuerda que 'Los antibióticos NO valen para todo', y reitera que su uso indebido y excesivo supone un riesgo para la salud de toda la población. En la presentación de la campaña, el ministerio recordaba que el uso excesivo de estos medicamentos es una de las causas fundamentales de la aparición y propagación de bacterias resistentes, que supone uno de los mayores retos globales de la Medicina moderna. 

 



El ISCIII, una referencia



El Laboratorio de Referencia e Investigación en Resistencia a Antibióticos del CNM sigue de cerca la tendencia al aumento de algunas bacterias resistentes. Por ejemplo, en infecciones de sangre producidas por 'Klebsiella pneumoniae' -una de las bacterias que causa mayor número de infecciones en enfermedades humanas-, la resistencia a las quinolonas y a las cefalosporinas -dos tipos de antibióticos- de tercera generación ha aumentado del 16% en 2012 al 25% en 2018. 

El ISCIII prioriza el abordaje de la resistencia a antibióticos tanto a nivel de la prestación de servicios científico-técnicos de referencia y vigilancia dirigidos al Sistema Nacional de Salud, como a nivel de investigación cooperativa. El Programa de Vigilancia de la Resistencia a Antibióticos del Centro Nacional de Microbiología (PVRA-CNM), financiado por el ISCIII, tiene como objetivo principal la detección precoz y la caracterización molecular de las bacterias portadoras de mecanismos de resistencia a antibióticos de especial impacto clínico. 

El estudio de brotes también forma parte de sus prioridades. Una de las técnicas utilizadas por el PRVA-CNM es la secuenciación de genomas completos de bacterias resistentes; una herramienta de alto poder de análisis y de generación de información. En opinión de Jesús Oteo, uno de los expertos nacionales en resistencias antibióticas, esta técnica permite conocer de forma detallada las vías de transmisión de las bacterias multirresistentes, así como de los brotes que causan, y detectar nuevos y emergentes mecanismos de resistencia. Además, aporta una valiosa información sobre posibles dianas para el diseño de nuevos medicamentos o nuevas vacunas.

Plan Nacional contra las Resistencias a Antibióticos



Hace cinco años, el Ministerio de Sanidad promovió la creación del Plan Nacional contra las Resistencias a Antibióticos (PRAN) junto con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. El plan está coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) con la participación de todas las comunidades autónomas y ocho ministerios (Sanidad, Agricultura, Economía, Interior, Defensa, Educación, Ciencia y Transición Ecológica).

Uno de los objetivos es reducir el consumo de antibióticos en España, uno de los países europeos que más antibióticos consumen. En los últimos años se ha registrado una bajada del 7,2% en el consumo total de antibióticos en salud humana (2015-2018) y una disminución del 52,3 % en las ventas totales de antibióticos veterinarios (2014-2018). 

Con estas mejoras, pero con una situación aún mejorable, la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos y el Día Europeo para el Uso Prudente de los Anbióticos buscan seguir generando conciencia entre profesionales y ciudadanos para lograr un uso más adecuado de estos medicamentos.

Más información: