ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

El Fondo COVID-19 financia nuevos proyectos en detección, diagnóstico y vigilancia epidemiológica del virus

​Partículos del coronavirus SARS-CoV-2 (NIAID).

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha aprobado la financiación de tres nuevos proyectos de investigación como parte del Fondo COVID19, que se suman a los 15 ya aprobados para un total de 18. 

Estos tres nuevos estudios se centran, respectivamente, en la identificación del virus en el aire de centros sanitarios, un nuevo enfoque para el diagnóstico de la COVID-19 y una tecnología para amplificar la información genética del del SARS-CoV-2. 

Detección y vigilancia epidemiológica

 
El primero de los proyectos está coordinado por el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO) del CSIC, y supone una colaboración con el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz (IdiPAZ), el Hospital Severo Ochoa, el centro IMDEA Nanociencia, el ISCIII y el ISGlobal. 

Su objetivo es la utilización de equipos de muestreo para la localización del virus en el aire de entornos sanitarios, como hospitales y centros de salud. En una primera fase se busca conocer mejor la diseminación del SARS-CoV-2 en medio aéreo, y en una segunda fase se incorporaría una nueva tecnología para optimizar la detección y mejorar la vigilancia epidemiológica, incorporando estaciones de muestreo en entornos urbanos y en infraestructuras de transportes, entre otras localizaciones.

Análisis de exosomas para el diagnóstico

 
La segunda investigación está coordinada por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y busca una alternativa al diagnóstico, estudiando la búsqueda de fragmentos del virus en unas pequeñas vesículas que se encuentran en la sangre, denominadas exosomas. Si se evidenciara la presencia de fragmentos virales en los exosomas en las fases iniciales de la enfermedad, sería posible desarrollar nuevos test diagnósticos basados en este análisis. 

En esencia, este proyecto explora soluciones de diagnóstico precoz en sangre para aportar alternativas ante la variabilidad que, en ocasiones, puede ofrecer el estándar diagnóstico actual, que se realiza extrayendo muestras mucosas de la nariz o de la faringe.

Uso diagnóstico del fago 'de' Margarita Salas

 
Por último, la tercera investigación la coordinan el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO) y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). El proyecto parte del uso del fago Phi29 -a cuyo estudio dedicó gran parte de su carrera la científica española recientemente fallecida Margarita Salas- como base de una nueva estrategia para amplificar de manera más rápida las secuencias del virus SARS-CoV-2. Con esta estrategia se podría detectar el virus en menos de una hora, mediante una sencilla técnica y sin necesidad de equipamiento especializado, lo que facilitaría la detección masiva de personas contagiadas, incluyendo casos asintomáticos. 

Primer mes del Fondo COVID19

 
El Fondo COVID-19 ha financiado ya 18 proyectos desde que se creó hace ahora un mes, y en próximas fechas anunciará la aprobación de más investigaciones destinadas a mejorar el manejo a corto plazo del virus y de la enfermedad. Cuenta con 24 millones, de los que más de 6 ya se han utilizado para impulsar las citadas 18 investigaciones; hasta el momento, el ISCIII ha recibido más de 1.300 solicitudes de toda España. 

Hasta ahora, el Fondo ha centrado su financiación en proyectos que exploran el mejor tratamiento disponible, con el objetivo de dotar de solidez científica a las decisiones clínicas en las que se basan los diferentes tratamientos empleados. También ha promovido ensayos clínicos orientados a reducir el riesgo de infección en poblaciones de riesgo, y ha apostado por el desarrollo de tecnologías que permitan reducir el tiempo hasta el diagnóstico. Además, ha seleccionado proyectos cuyo objetivo es la identificación del virus en entornos hospitalarios o urbanos, entre otras líneas de investigación.