ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

Jornada de divulgación sobre gripe: La pandemia impulsa un seguimiento conjunto con la COVID-19

Aurora Limia, del Ministerio de Sanidad; Amparo Larrauri, del Centro Nacional de Epidemiología; Francisco Pozo, del Centro Nacional de Microbiología, y María Jesús Terradillos, de la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo. En el centro, Raquel Yotti, directora del ISCIII.
El ISCIII ha celebrado este miércoles una jornada de divulgación científica sobre gripe, en la que se han tratado cuestiones como la vigilancia epidemiológica, la investigación virológica, las campañas de vacunación, los costes económicos y labores y la relación entre el manejo de la gripe y de la COVID-19 en este año de pandemia. 

Han participado en la sesión Amparo Larrauri, responsable de la Unidad de Vigilancia de la Gripe y otros Virus Respiratorios en el Centro Nacional de Epidemiología; Francisco Pozo, del Laboratorio de Referencia e Investigación de Virus Respiratorios del Centro Nacional de Epidemiología; María Jesús Terradillos, directora de la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, y Aurora Limia, jefa del Área de Programas de Vacunación en la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad. La directora del ISCIII, Raquel Yotti, ha dado la bienvenida, y José A. Plaza, coordinador de Contenidos Digitales del ISCIII, ha moderado y conducido la jornada.

La sesión se ha retransmitido en directo y en abierto desde el canal de Youtube del ISCIII, y puede verse completa en este enlace. Entre los mensajes que se han transmitido en las cuatro charlas, el debate posterior y en el turno de preguntas y respuestas, pueden destacarse los siguientes: 

- La gripe no es una enfermedad banal y es más grave de lo que en principio se pueda pensar; se calcula que cada año puede producir en torno a 700.000 casos leves, 50.000 hospitalizaciones y hasta 15.000 muertes asociadas. 

- El impacto y beneficio de la vacunación es muy importante, aunque la efectividad de la vacuna no sea todo lo elevada que se desea. 

- La llegada de la pandemia ha provocado que se estén readaptando y perfeccionando los sistemas de vigilancia virológica y epidemiológica, lo que permite avanzar en un seguimiento conjunto de gripe, COVID-19 y otros virus respiratorios. 

- Por la información que hay del hemisferio sur, donde ya ha pasado la temporada de gripe, y los primeros datos que llegan de Europa y de España, la circulación del virus de la gripe está siendo baja este año, pero hay que esperar a los meses de invierno para confirmar si las medidas ligadas a la pandemia han reducido la incidencia de la infección. 

- El diagnóstico microbiológico es fundamental para diferenciar posibles infecciones de gripe, SARS-CoV-2 y otros virus. 

- Es necesario profundizar en los motivos que generan ciertas reticencias entre la población con la vacuna de la gripe, que también se están observando con las posibles vacunas que se desarrollen contra la COVID-19. 

- La repercusión económica y laboral de la gripe es importante: se estima que una de cada cuatro personal infectadas necesita una baja laboral. 


Vídeo completo de la jornada, que se ha retransmitido desde el canal de Youtube del ISCIII.


Vigilancia epidemiológica 


Tras el saludo inicial de la directora del ISCIII, que ha destacado la importancia de sumar a la ciencia su divulgación y que ha agradecido la labor de los profesionales sanitarios y la comunidad científica, Amparo Larrauri ha ofrecido la visión de la vigilancia epidemiológica sobre gripe. La labor de la redes centinelas en atención primaria se une al seguimiento de las hospitalizaciones, lo que permite tener datos de incidencia, intensidad, transmisibilidad, características del virus, estacionalidad… Según ha recordado, la gripe puede ser una enfermedad grave y con complicaciones importantes: se calcula que cada año hay unas 50.000 y hasta 15.000 fallecimientos relacionados con la enfermedad y sus complicaciones. 

Larrauri ha añadido que la información relativa a la carga de la enfermedad permite mejorar, entre otros, los conocimientos sobre la vacuna y su efectividad. En este sentido, ha señalado que el impacto de la vacunación "es muy importante, aunque la efectividad de la vacuna no sea muy alta". Con la COVID-19 se está produciendo una readaptación de los sistemas de vigilancia, con modelos centinelas para infecciones agudas, "que permiten vigilar gripe y COVID-19 al mismo tiempo, así como otros virus que puedan surgir". 

Con respecto a la incidencia de la gripe este año, ha explicado que en los países del hemisferio sur, que ya han pasado la temporada invernal de gripe, la circulación del virus ha sido baja. En todo caso, ha pedido cautela: "Hay que estar siempre muy precavidos, la temporada en estos países coincidió con las medidas más duras y el confinamiento. En el hemisferio norte las medidas ahora son diferentes y no tan extremas, y se dan cuando el virus circula más". Por el momento, la circulación en Europa y en España es baja. 

Vigilancia microbiológica 


Para complementar el análisis epidemiológico, que permite seguir el rastro a las infecciones respiratorias, el diagnóstico microbiológico es el que permite diferenciar infecciones, por ejemplo gripe y COVID-19. Francisco Pozo ha hablado sobre la labor de los laboratorios microbiológicos de la Red Nacional de Vigilancia de la Gripe en España, que establecen el diagnóstico (en el caso de la gripe, positivo o negativo, con información sobre el subtipo del virus) y ofrecen información muy útil, por ejemplo, para desarrollar los procesos de vacunación. 

En su intervención también ha destacado la relevancia de la secuenciación genómica y las labores de caracterización genética y antigénica, y la colaboración con las autoridades europeas para reunir anualmente más datos sobre el virus, su influencia y el desarrollo de vacunas. Pozo, además, ha hablado sobre "la dificultad que supone adelantarse al virus que va a circular en los próximos meses, ya que las vacunas que se van a utilizar en la temporada de gripe se deciden a principios de año; hay que acertar en febrero con el virus circulante a finales de año, algo que no es fácil". También ha explicado la labor de las pruebas de PCR para diagnosticar gripe, COVID-19 u otras infecciones, y ha apuntado la posibilidad de utilizar "PCR múltiples, capaces de diagnosticar varios virus". 

Con respecto a la información de esta temporada de gripe, y en respuestas a las preguntas que han llegado online durante la sesión, ha comentado que aún se están conociendo los primeros datos: "Ya vamos viendo qué subtipos circulan más este año; de momento hay pocos casos".

Vacunación 


Por su parte, Aurora Limia ha contextualizado la labor de salud pública en el Sistema Nacional de Salud en lo relativo a programas de vacunación: "La responsabilidad es de las comunidades autónomas; el Ministerio de Sanidad, con el Consejo Interterritorial del SNS, coordina y cohesiona, procurando que las recomendaciones sean lo más homogéneas posibles". En línea con lo explicado por Pozo y Larrauri, ha apuntado que las necesidades y la demanda del año anterior determinan la producción de vacunas cada año, y que mientras tiene lugar la campaña anual de vacunación "ya se están preparando las compras de vacunas para la siguiente". 

La responsable del Área de Programas de Vacunación del Ministerio de Sanidad ha reconocido cierta preocupación "por las coberturas de vacunación, ya que intentamos que sean más altas entre los grupos de riesgo". Uno de los objetivos de su departamento es "saber más sobre las posibles reticencias y dudas sobre las vacunas, tanto entre la población general como entre los profesionales sanitarios". Entre las causas ha citado varias: "La gripe no se percibe como una enfermedad que puede ser grave, y no hay una excesiva conciencia del papel que todos tenemos como transmisores. Además, pese a que tienen parte de mito, hay cierto miedo a los posibles efectos adversos, y también observamos una relación entre el énfasis que ponen los profesionales sanitarios en la vacunación y el porcentaje de personas de riesgo que se vacunan". En este sentido, ha añadido que la COVID-19 puede cambiar la percepción ante la gripe y la vacunación: "Estamos expectantes para ver los resultados de vacunación este año; confiamos en resultados favorables". 

También ha citado las investigaciones para buscar una vacuna universal para la gripe (que pueda complementar o sustituir a las diferentes vacunas que se desarrollan cada año), que aún no han logrado resultados positivos. "Las vacunas de hoy día son las mejores que podemos tener: el hecho de no tener la mejor no debe hacernos descuidar la vacunación. La variabilidad dificulta asegurar qué vacuna es mejor que otra cada año, y no es sencillo decidir qué vacuna vamos a utilizar", ha dicho. 

En respuesta a las preguntas que han llegado durante la sesión online, Limia ha hablado sobre los países que vacunan a toda la población para proteger a mayores, señalando que aún no hay pruebas de que sea efectivo vacunar a las personas jóvenes y otros colectivos que no sean de riesgo: "Falta investigar más al respecto; es una hipótesis aún sin evidencias claras". Con respecto a otra de las preguntas, una posible vacunación obligatoria, ha apuntado: "Es un debate que surge a menudo. Creo que, en nuestra situación, hacerla obligatoria podría traer más problemas que soluciones. Antes de profundizar en este debate hay que centrarse en comunicar ventajas y beneficios, y también posibles problemas, para dejar claro que el cociente beneficio-riesgo sale muy a favor de los beneficios de las vacunas. Hay que seguir comunicando adecuadamente, transmitir conocimientos y concienciar". 

Carga económica y laboral 


Por último, María Jesús Terradillos ha hablado sobre el impacto laboral y económico de la gripe: "Se estima que la cuarta parte de las personas que se contagian van a necesitar una baja laboral: la repercusión económica en trabajadores y empresas es importante". Además de insistir en la posibilidad de que la pandemia puede generar una menor dispersión del virus de la gripe, debido entre otros factores a la menor circulación de personas, ha dejado algunos datos sobre bajas laborales; por ejemplo, ha concretado que la mayoría de bajas por procesos relacionados por la gripe no se dan en personal sanitario, sino en trabajadores de otros sectores, y ha explicado cómo se distribuye la cobertura de las bajas entre la Seguridad Social, las empresas y los particulares. 

En el final de su intervención, y coincidiendo con lo expuestos por Larrauri, Pozo y Limia, Terradillos ha destacado la necesidad de transmitir mensajes claros a la población, como que la vacuna de la gripe "no sólo protege individualmente, sino de manera colectiva, y que ante una enfermedad que no es banal, sino más grave de lo que se piensa, hay que aprovechar los recursos preventivos".