ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

El sarampión, ejemplo de por qué es preciso consolidar la vacunación

Imagen de una de las mesas redondas de las III Jornadas sobre Vacunaciones de la SEE, que ha acogido este martes la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII. En el centro, Josefa Masa, del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) y moderadora, y a la izquierda, Noemí López Perea, también del CNE y del CIBERESP, que ha hablado sobre sarampión. Junto a ellas, Pello Latasa, del Ministerio de Sanidad; Jesús Castilla, del Instituto de Salud Pública de Navarra y del CIBERESP, y José Truells, de la Universidad de Alicante.

La Escuela Nacional de Sanidad (ENS) del ISCIII acoge este martes la III Jornada sobre Vacunaciones de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que se ha centrado en el control y erradicación de enfermedades mediante la vacunación. En la jornada han participado varios investigadores del Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII y del Ciber de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), ambos dirigidos por Marina Pollán. 

El encuentro, organizado por la SEE y la ENS, ha sido inaugurado por el presidente de la sociedad, Pere Godoy; por la coordinadora de la Escuela y subdirectora de Terapia Celular y Medicina Regenerativa del ISCIII, Emilia Sánchez Chamorro, y por Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. La jornada se ha dividido en dos mesas de ponencias y debate, la primera sobre retos en el control de enfermedades prevenibles con vacunas, y la segunda en torno a la creciente reticencia a la vacunación que se está generando en los últimos años. 

En la inauguración, tras una palabras de presentación de Emilia Sánchez Chamorro, Pilar Aparicio ha recordado la relevancia del ISCIII, con el Centro Nacional de Epidemiología y el CIBERESP, en el estudio y la vigilancia de enfermedades. También ha recordado la importancia de que las decisiones en salud pública se tomen siempre pensando en los ciudadanos, y ha señalado que hay que tener en cuenta la sostenibilidad del sistema sanitario como uno de los factores básicos en la elección de la cartera de servicios que se ofrece a la población. Finalmente, ha pedido un esfuerzo común, liderado por los profesionales sanitarios y la propia sociedad, para que las tasas de vacunación se mantengan lo más elevadas posible.

La SEE señala que el objetivo de las jornadas es abordar los retos que plantean la eliminación de una enfermedad (situación potencialmente reversible y que exige continuar con la vacunación), su erradicación (reducción a cero de la incidencia de una enfermedad, que deja de existir y ya no precisa vacunación) y su control (reducción de la incidencia, morbilidad y mortalidad de la enfermedad hasta alcanzar un nivel localmente aceptable). 

SEE4.jpg
Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad; Pere Godoy, presidente de la SEE, y Emilia Sánchez Chamorro, subdirectora del ISCIII y responsable de la Escuela Nacional de Sanidad, este martes en el exterior de la Escuela, antes del inicio de las jornadas sobre vacunas de la SEE.


En la primera mesa, que ha moderado la investigadora del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) Josefa Masa, uno de los protagonistas ha sido el sarampión, con una charla sobre brotes recientes en Europa y en España ofrecida por Noemí López-Perea, del CNE y del CIBERESP. En primer lugar, ha destacado la relevancia de la vigilancia epidemiológica en enfermedades que se pueden prevenir con la vacunación, ya que permite disponer de evidencias en torno al cumplimiento de los calendarios vacunales, identificar posibles debilidades y diseñar estrategias para reforzar la inmunidad de la población. 

El Centro Nacional de Epidemiología coordina la vigilancia estatal del sarampión y se encarga de notificar los resultados a otras instituciones internacionales. En los últimos años, el sarampión “ha experimentado un resurgimiento en varios países de Europa debido a sus bajas coberturas de vacunación, lo que ha generado preocupación entre las instituciones y la población”, apuntan López Perea y Josefa Masa. 

España goza de una situación estable gracias a las altas coberturas de vacunación. Los casos de sarampión proceden de países donde hay circulación mantenida del virus, produciendo generalmente brotes de pequeño tamaño; sin embargo, “es importante trabajar para seguir manteniendo la inmunidad de la población frente al sarampión, cumpliendo el calendario de vacunación vigente”, ha añadido López Perea. La investigadora del CNE ha concluido su intervención recordando que todos los niños "deben recibir dos dosis de vacuna en los primeros años de vida", y cualquier adolescente o adulto que desconozca si está correctamente vacunado "debe acudir a su centro de salud para revisar y, si es necesario, actualizar su calendario de vacunación". Esta recomendación es especialmente importante ante posibles viajes de cualquier índole y si se trabaja en un entorno sanitario.

Recomendaciones de la SEE


El presidente de la SEE, al hablar sobre los puntos más destacados de la jornada, también se ha referido al sarampión: "España ha conseguido su eliminación a través de la vacunación, pero cada año hay casos importados que generan brotes en los que también resultan afectadas personas autóctonas; es importante reducir o eliminar las bolsas de población susceptible de contagio". Según ha añadido, la población nacida después de 1970 "debe estar correctamente vacunada". Además, ha pedido especial atención a la población infantil de las poblaciones más vulnerables, que tienen menos contacto con el sistema sanitario. 

Pere Godoy también se ha referido a otras enfermedades. En el caso de la parotiditis, se ha reducido la incidencia, "pero todavía genera casos y brotes debido a que la vacuna puede fallar en una parte de la población". Al tratarse de una enfermedad que puede generar problemas de salud especialmente en población adulta, es recomendable que toda la población esté vacunada con dos dosis de triple vírica que, además, proteja contra sarampión y rubeola. Con respecto a la gripe, genera hospitalizaciones y muertes especialmente en grupos de riesgo. Godoy apunta: "Hay evidencia reciente de que, aunque la vacuna falle y no evite la infección, puede prevenir gravedad y fallecimiento". 

Finalmente, Godoy ha recordado la importancia del consejo de los profesionales sanitarios para gestionar posibles dudas de la población en torno a las vacunas, ya que "permite asegurar buenas coberturas vacunales". Según ha concluido, las vacunas "son bien aceptadas por la población" pero hay coberturas mejorables, como en mujeres embarazadas con la gripe y la tosferina. 

Parotiditis, gripe, expedición Balmis...

SEE2.jpg

La primera mesa también ha contado con la participación de Pello Latasa, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que ha hablado sobre retos en el control de la parotiditis; Jesús Castilla, del Instituto de Salud Pública de Navarra y del CIBERESP, que lo ha hecho sobre estimaciones del impacto de la gripe en la mortalidad general, y de José Tuells, de la Universidad de Alicante, que ha recordado la conocida como expedición Balmis, considerada una de las primeras expediciones sanitarias internacionales de la historia y que hace más de dos siglos llevó la vacuna contra la viruela a diferentes países de América y Asia. 

En cuanto a la segunda mesa, que modera Ángela Domínguez, de la Universidad de Barcelona y el CIBERESP, ha tratado la vacunación antigripal en atención primaria con una charla de Vicente Martín, de la Universidad de León y del CIBERESP; los conocimientos sobre vacunas de obstetras y matronas, con la intervención de Ana Borrás, de la Agencia de Salud Pública de Cataluña y también del CIBERESP, y la reticencia a la vacunación entre los profesionales de salud pública, en una charla de Jenaro Astray, del grupo de Vacunaciones de la SEE.