ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

Semana de Concienciación sobre Enfermedades Fúngicas: investigación y diagnóstico precoz, claves en infecciones por hongos



Esta semana se está celebrando la Semana de la Concienciación sobre Enfermedades Fúngicas, que trata de dar visibilidad a las patologías causadas por hongos y recordar la importancia de mejorar investigación, diagnóstico y tratamiento. El ISCIII, desde el Laboratorio de Referencia de Investigación en Micología, del Centro Nacional de Microbiología, se suma a esta conmemoración "para dar la importancia que merecen a las infecciones causadas por hongos, que no siempre tienen el reconocimiento apropiado y que pueden suponer un problema especialmente grave en algunos grupos de pacientes", según explica Ana Alastruey, científica del citado laboratorio. 

Las infecciones fúngicas graves afectan globalmente a más de 300 millones de personas en todo el mundo; entre ellas, se calcula que unos 25 millones de personas están en riesgo de morir o perder la vista. Se estima que cerca de 1,5 millones de personas mueren al año por este tipo de infecciones; sin embargo, la mayoría de los trabajadores sanitarios en muchas partes del mundo, las autoridades sanitarias y las agencias de financiación "no siempre dan el suficiente reconocimiento a las infecciones por hongos", explica Alastruey.

Entre las enfermedades causadas por hongos, destacan la aspergilosis, la histoplasmosis, el pie de atleta, la neumonía por 'Pneumocystis', la tiña y la candidiasis, entre muchas otras. Las manifestaciones de las infecciones fúngicas suelen afectar a la piel, con síntomas como inflamación o irritación, y al sistema respiratorio, aunque pueden derivar en otros problemas más graves si no se diagnostican y tratan a tiempo.

Muchas de las infecciones causadas por hongos están infradiagnosticadas y, como consecuencia, mal tratadas. El diagnóstico precoz de estas enfermedades es uno de los grandes retos. La pandemia de COVID-19 ha añadido este año un nuevo posible motivo de confusión, ya que las infecciones fúngicas se confunden a menudo con otras causadas por virus o bacterias, y en el caso del nuevo coronavirus, algunos síntomas como la tos, la fiebre o la pérdida de capacidad respiratoria también corresponden a algunas enfermedades provocadas por hongos. Además, se han descrito varias series de coinfección de COVID-19 y hongos, ya que se ha visto que las infecciones respiratorias como la gripe pueden facilitar el desarrollo de infecciones por hongos agravando por tanto el pronóstico de los pacientes que las padecen. 

La aparición de 'Candida auris', una nueva especie de hongo multirresistente, está siendo protagonista en los últimos años, ya que supone un problema especialmente grave en el ámbito hospitalario al provocar grandes brotes de difícil control. Esta realidad “ha puesto de manifiesto la importancia de estas infecciones y ha contribuido a situar a los hongos en las agendas de varios organismos internacionales”, añade la científica del ISCIII. 

Líneas de investigación en el ISCIII


El Laboratorio de Micología del CNM-ISCIII trabaja actualmente en las siguientes líneas de investigación: 

- Desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico de infección fúngica invasora. 
- Estudio de la relación entre exposición y respuesta en el tratamiento con antifúngicos. 
- Mecanismos de resistencia a antifúngicos en ‘Aspergillus’. 
- Mecanismos de adaptación de hongos patógenos al huésped y desarrollo de nuevas terapias. 
- Epidemiología, nuevos antifúngicos, salud global y aspergilosis crónicas. 
- Estudio de la susceptibilidad del huésped a las infecciones fúngicas invasoras 

El pasado junio, Alastruey participó en la publicación de un trabajo que ilustra la relevancia de estudiar hongos como Candida auris. Una investigación multicéntrica analizó y comparó los genomas de más de 300 muestras de Candida auris, provenientes de 19 países de los seis continentes, y ha trazado un 'mapa' filogenético del origen, características, comportamiento y expansión por el mundo de este hongo, causante de diversas infecciones graves en el ámbito hospitalario y resistente a muchos de los fármacos actuales. Los resultados podrían mejorar el manejo y tratamiento de numerosas infecciones.