ISCIII

Inicio de sesión
Selecionar página

Conocer mejor la relación entre arquitectura, ingenieria y salud, clave para mejorar el bienestar social

​El Congreso Internacional de Ingeniería, Arquitectura, Salud y Bienestar, una iniciativa apoyada por el ISCIII y con participación entre otros muchos expertos de investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad, celebra su primera edición este miércoles y jueves en Valladolid. En la imagen, mesa redonda con la presencia de Cristina Linares y Julio Díaz (los dos primeros por la izquierda), investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII.

​Este miércoles y este jueves se celebra en Valladolid el Congreso Internacional de Ingeniería, Arquitectura, Salud y Bienestar Life Habitat, organizado por el clúster de salud AEICE, impulsado por la Junta de Castilla y León y apoyado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), entre otras entidades. La reunión busca tender puentes entre el sector de la construcción y el sector sociosanitario con el objetivo de impulsar cambios en el entorno arquitectónico para mejorar el cuidado del medio ambiente y la salud de las personas.

Cristina Linares, investigadora del Departamento de Epidemiología y Bioestadística en la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII, codirige el Comité Científico del congreso, que contará con la participación, entre otros, de Francisco Vargas, subdirector general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral del Ministerio de Sanidad, y del investigador del Grupo de Investigación en Salud y Medio Ambiente Urbano de la ENS, Julio Díaz. 

Life Habitat busca en su primera edición fomentar el debate y la búsqueda de soluciones para un mayor bienestar social, poniendo el foco en los elementos arquitectónicos y de ingeniería que acompañan el día a día de las personas, y que junto al resto del entorno influyen en la salud humana. 

Linares explica que se trata de una iniciativa "muy importante para proponer soluciones innovadoras para la salud pública". Según añade, "el medio ambiente que nos rodea es determinante para los condicionantes de salud de las personas. Los espacios que ocupamos en nuestra vida diaria condicionan la calidad del aire, el abastecimiento de agua, la influencia de la contaminación, la vulnerabilidad de los grupos de riesgo...". 

Al respecto, Linares y Julio Díaz investigan en el ISCIII en torno a factores como la pobreza energética, el cambio climático, la influencia de olas de frío y de calor, la calidad de vida en los edificios y la influencia del entorno ambiental en poblaciones especialmente vulnerables, entre otras cuestiones.


 



¿Qué temas se tratan? Se buscan ciudades saludables

 

A lo largo de dos días, profesionales de los sectores de la arquitectura, la ingeniería, la sanidad y la salud debaten cuestiones como las enfermedades relacionadas con el entorno urbano, el diseño de ciudades saludables, la calidad del aire, la contaminación acústica y lumínica, el reto demográfico asociado a la longevidad, el cambio climático, los modelos de teleasistencia sanitaria, la presencia de contaminantes en entornos interiores y el reto sanitario que supone la despoblación rural, entre otros.

María Pardo Álvarez, directora general de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Junta de Castilla y León, considera relevante incidir en el debate profesional sobre la influencia en la salud de factores como los edificios, la luz, el aire, el agua, etc: "Este congreso es una fuente de conocimiento para avanzar y tomar decisiones para una vida más saludable gracias a la ciencia y la investigación", ha señalado. 

Ricardo Fortuoso, ingeniero y presidente de AEICE, añade: "Es un reto reunir a dos sectores que no suelen darse la mano para mejorar la salud de las personas; no solemos pensar en la salud en relación con los espacios que ocupamos en nuestro día a día, pero hay que tener más conocimiento al respecto para poder tomar buenas decisiones".  


Noticias relacionadas


- Así investiga el ISCIII la relación entre cambio climático y salud

Semana de la Ciencia en el ISCIII: vigilantes del medio ambiente

Olas de calor: más comunes, pero con menor mortalidad