Fiebre exantemática mediterránea

También conocida como fiebre botonosa. Se trata de una rickettsiosis humana causada por Rickettsia conorii o especies muy similares, cocobacilo Gram negativo intracelular obligado.

El reservorio y el vector son garrapatas de la familia Ixodidae, principalmente Rhipicephalus sanguineus, aunque hay otras especies con capacidad vectorial. El hospedador habitual es el perro, aunque pueden ser otros mamíferos.

En la zona de la picadura se pude producir una lesión ulcerosa con centro necrótico y aureola eritematosa, denominada "mancha negra". A partir de la puerta de entrada, la infección produce una vasculitis, cuadro febril con síntomas pseudogripales, linfadenopatías y exantema. Generalmente es leve aunque puede haber formas graves según factores de riesgo.

Es endémica en zonas de África, Asia, Oriente Medio (región del Mar Negro y Caspio) y en el sur de Europa, en países ribereños del Mediterráneo.

Existe tratamiento específico con antibióticos. La prevención incluye medidas para reducir la población de garrapatas (insecticidas y desparasitación en perros), evitar su picadura y eliminación o extracción adecuada y precoz en su caso.

 

La fiebre exantemática mediterránea es una enfermedad de declaración obligatoria en España

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de la vigilancia

 

 Informes anuales

     Último Informe anual publicado