Fiebre del Nilo occidental

La fiebre del Nilo Occidental está causada por un virus familia Flaviviridae, género Flavivirus.

El principal reservorio son aves silvestres o domésticas y se transmite por mosquitos. Algunos mamíferos, como los caballos y humanos puedes ser huéspedes accidentales. Los seres humanos se infectan principalmente a través de picaduras de mosquitos del género Culex, pero la infección también puede ocurrir a través de transfusión o trasplante de órganos, transplacentaria y por exposición accidental (fluidos, tejidos, laboratorio).

La mayoría de las infecciones humanas son asintomáticas (80%). Entre los casos sintomáticos, la mayoría son leves y presentan síntomas similares a la gripe. Menos del 1% presentan cuadros graves con signos de encefalitis, meningoencefalitis o meningitis, más frecuentes en mayores de 50 años y en inmunodeprimidos.

En Europa se considera que la fiebre del Nilo Occidental es una enfermedad emergente, donde se ha producido un incremento en el número de casos y brotes desde 2010.

En España los primeros casos en humanos se identificaron en 2010. Desde entonces se han mantenido focos equinos en ciertas regiones donde existen humedales en los que cohabitan aves y mosquitos y se han identificado casos esporádicos en humanos relacionados con dichas áreas.

No existe tratamiento específico ni vacuna. Las principales medidas preventivas tienen como objetivo reducir la exposición a picaduras de mosquitos.

 

La fiebre del Nilo occidental es una enfermedad de declaración obligatoria en España

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de la vigilancia

 

Informes anuales

     Último Informe anual publicado