Fiebre recurrente transmitida por garrapatas

Es la forma endémica de la enfermedad bacteriana causada por diferentes especies de espiroquetas del género Borrelia. Existe otra forma epidémica que se transmite por piojos (fiebre recurrente transmitida por piojos).

El reservorio principal y el vector son garrapatas del género Ornithodoros. Viven cerca de su hospedador, que suelen ser pequeños mamíferos (roedores silvestres).

La enfermedad se caracteriza por episodios febriles de 3 a 5 días, con aparente resolución y posterior recurrencia. El intervalo entre episodios puede durar 4-14 días. Debuta con escalofríos de aparición súbita y fiebre elevada acompañados de taquicardia, cefalea, vómitos, artro-mialgias y delirios. El número de recaídas es variable y los episodios suelen ser cada vez más cortos y leves. Evoluciona de forma espontánea hacia la curación, por lo que frecuentemente pasa desapercibida sin llegar a diagnosticarse. Puede producir complicaciones (oftalmitis, iridociclitis, afectación del SNC, asma, eritema multiforme).

Es endémica en América, África, Asia y en países mediterráneos de Europa, sobre todo en la península Ibérica, donde es debida a B. hispanica transmitida por O. erraticus.

Existe tratamiento específico con antibióticos. La prevención incluye medidas para reducir la población de garrapatas y de sus hospedadores (roedores), evitar su picadura y eliminación o extracción adecuada y precoz de garrapatas en su caso.

La fiebre recurrente transmitida por garrapatas es una enfermedad de declaración obligatoria en España

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016 (vínculo)

 

Resultados de la vigilancia

 Informes anuales

     Último Informe anual publicado