Hidatidosis

 La hidatidosis humana, también denominada equinococosis, es una parasitosis zoonótica causada por el estadio larvario del cestodo Echinococcus granulosus (familia Taeniidae).

 La enfermedad se caracteriza por la formación de quistes (únicos o múltiples) en los distintos tejidos y órganos. Las cepas de E. granulosus varían tanto en su capacidad para adaptarse a diversos huéspedes como en su capacidad infectante para los seres humanos.

La hidatidosis se transmite a través de un ciclo doméstico mantenido entre perros domésticos y otros cánidos (hospedador definitivo) y animales herbívoros, ovino, vacuno y otros (conocidos como hospedadores intermediarios). Los hospedadores definitivos de E. granulosus, pueden albergar miles de formas adultas en el intestino sin mostrar signos de infección, cuyos huevos son expulsados en las heces de los perros y otros hospedadores y pueden sobrevivir varios meses en pastos y jardines. El ser humano adquiere la infección al ingerir alimentos, agua, tierra o fómites infectados con los huevos del parásito proveniente de las heces del perro, o de forma directa mediante el paso de esas heces a la boca a través de las manos o de objetos contaminados.

La hidatidosis es una enfermedad cuyas medidas de control están basadas en actividades y/o programas de control y erradicación en animales.

 

La hidatidosis es una enfermedad de Declaración Obligatoria.

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de la vigilancia

   Informes anuales

           Último Informe anual publicado

   Resultados del Sistema de Información Microbiológica 2016