Rotavirus

Son virus ARN de doble cadena, de los que se conocen varios grupos. Los grupos A, B y C pueden producir infecciones en humanos y entre ellos el grupo A es el más prevalente.

Producen infecciones del tracto digestivo y son el agente causal más común de diarrea grave en niños, sobre todo en menores de 5 años. También afecta a adultos aunque el cuadro es más leve y puede producir brotes en geriátricos o unidades de hospitalización. El cuadro clínico incluye vómitos, diarrea acuosa, fiebre y dolor abdominal. Aproximadamente 1 de cada 4 niños requieren hospitalización y es más frecuente en prematuros o nacidos con bajo peso.

La transmisión es fecal-oral, por contacto de persona a persona, por agua o contacto con superficies u objetos contaminados. El virus es capaz de sobrevivir durante días en las manos o en superficies secas.

Existen vacunas para prevenir la infección, no incluidas en el calendario de vacunación (no financiadas). El tratamiento se basa en medidas de rehidratación y soporte según la gravedad.

En España, la diarrea por rotavirus se vigila de forma centinela a través de las notificaciones al Sistema de Información Microbiológica.

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Manual SIM

 

Resultados de la vigilancia

Resultados del Sistema de Información Microbiológica