Salmonelosis

Las infecciones entéricas debidas a la bacteria Salmonella se denominan generalmente salmonelosis cuando se deben a especies de Salmonella distintas de Salmonella typhi y Salmonella paratyphi. Varios animales (especialmente aves de corral, cerdos, ganado y reptiles) pueden ser reservorios de Salmonella, y los seres humanos generalmente se infectan comiendo alimentos contaminados insuficientemente cocinados. El período de incubación y los síntomas dependen de la cantidad de bacterias presentes en el alimento, el estado inmunológico de la persona y el tipo de Salmonella.
  
 En general, de 12 a 36 horas después del consumo de alimentos contaminados, puede aparecer un cuadro clínico caracterizado por fiebre, diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos. Los síntomas suelen durar unos días. Debido a los efectos de la deshidratación, a veces se puede requerir ingreso hospitalario. En los pacientes ancianos y otros con patologías debilitantes puede producir la defunción. Los pacientes ancianos también son más propensos a desarrollar una infección septicémica grave. Además, las complicaciones post-infecciosas, como la inflamación reactiva de las articulaciones, se producen en aproximadamente el 10% de los casos.
  
 Las salmonelas que causan diarrea están presentes en todo el mundo. Las medidas profilácticas están dirigidas a todas las etapas del suministro de alimentos, desde la producción hasta la distribución y el consumo.

Los casos de salmonelosis son de declaración obligatoria en España

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de vigilancia

Resultados de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica  2014-2017

Informes anuales

     Último Informe anual publicado