Fiebre tifoidea y paratifoidea

La fiebre tifoidea y paratifoidea son enfermedades causadas por la bacteria Salmonella typhi y Salmonella paratyphi, respectivamente. Los seres humanos son el único reservorio para Salmonella typhi (que causa enfermedad más grave), mientras que Salmonella paratyphi también tiene reservorios animales. Los seres humanos pueden llevar las bacterias en el intestino durante mucho tiempo (portadores crónicos), y transmitir las bacterias a otras personas (ya sea directamente o a través de la contaminación de alimentos o agua).

Después de 1-2 semanas de período de incubación, se desarrolla una enfermedad caracterizada por fiebre alta, malestar general, tos, erupción cutánea y agrandamiento del bazo. La diarrea puede estar presente en algún momento. Cuando Salmonella typhi es la causa, pueden producirse perforaciones intestinales y hemorragias. La infección del torrente sanguíneo por Salmonella typhi puede causar infección en todos los órganos. El tratamiento antibiótico ha mejorado radicalmente el pronóstico de la fiebre tifoidea, que, sin tratar, tiene una tasa de mortalidad del 10%. Las medidas preventivas incluyen buena higiene personal e higiene de los alimentos. También hay disponible una vacuna eficaz.

 

La fiebre tifoidea y paratifoidea son de declaración obligatoria en España.

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de la vigilancia

Informes anuales

     Último Informe anual publicado