Toxoplasmosis congénita

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa sistémica causada por el Toxoplasma gondii. Protozoo intracelular obligado, perteneciente al grupo denominado Apicomplexa, familia Sarcocystidae, clase Sporozoa.

La infección aguda en personas inmunocompetentes suele ser asintomática. La importancia de la enfermedad radica en dos situaciones concretas: la reactivación de la forma latente en los individuos inmunodeprimidos (importante en VIH) y la afectación fetal por la primoinfección de la mujer embarazada (toxoplasmosis congénita).

La toxoplasmosis congénita tiene una presentación clínica distinta en función del periodo de la gestación en el que se produce la infección, siendo la gravedad del cuadro clínico y de las secuelas inversamente proporcionales al tiempo de embarazo.

La infección transplacentaria se produce cuando una mujer se infecta por primera vez durante el embarazo y en su sangre circulan taquizoítos (parásitos en fase de división rápida). El parásito pasa la placenta materna y llega al feto produciendo infección o abortos.

La infección fetal se produce con difusión del parásito a los diversos tejidos principalmente retina, cerebro, tejido muscular, corazón, hígado, bazo, pulmón, etc.

La toxoplasmosis congénita es una enfermedad de declaración obligatoria en España

 

Protocolo para la vigilancia y notificación

Versión 1 de junio de 2013. Revisado el de 3 de septiembre de 2016

 

Resultados de la vigilancia 

 

Informes anuales

     Último Informe anual publicado